domingo, 29 de abril de 2018

La ironía es aguda





"El asmático e hipersensible Marce Proust no tenía sinestesia de tacto-espejo, que yo sepa, pero sufría varias hiperestesias, entre ellas la "hiperestesia auditiva", el término que utiliza el personaje de Proust Robert de Saint-Loup para describir los oídos del narrador de En busca del tiempo perdido. El autor escribió su obra maestra en un dormitorio revestido de corcho y con las persianas bajadas de un piso parisino situado en el número 102 del bulevar Haussmann que también se esforzó por mantener libre de olores. Desde esa burbuja limpia de estímulos sensoriales, Proust escribió una colosal obra de precisa y a menudo voluptuosa sensualidad, pero también de compasión humana. La ironía es aguda, y es fácil convertir a Proust en el mejor ejemplo de una trémula sensibilidad artística, tan delicada que hubo que envolverla en capas de gasa protectora."

Siri Hustvedt, La mujer que mira a los hombres que miran a las mujeres.


No hay comentarios:

Publicar un comentario