martes, 12 de enero de 2016

La gente está demasiado dispuesta a creer que la función del sol consiste en ayudar a crecer las coles




"Hoy en día cuando me acuerdo de Ellen, intento pensar en la granizada que asoló Rouen en 1853. "Una granizada de primera categoría", le comentó Gustave a Louise. Las espalderas de Croisset quedaron destruidas, las flores despedazadas, el huerto patas arriba. En otros puntos de la zona se malograron las cosechas y muchos cristales quedaron rotos. Los únicos que estaban contentos eran los cristaleros; los cristaleros y Gustave. El desastre le encantó: en cinco minutos la Naturaleza había impuesto de nuevo a las cosas el verdadero orden, tan diferente del breve y ficticio orden que el hombre, con su característico engreimiento, imagina haber creado. ¿Hay algo más estúpido que esas campanas de cristal para los melones? pregunta Gustave. Aplaude el granizo que ha roto los cristales. "La gente está demasiado dispuesta a creer que la función del sol consiste en ayudar a crecer las coles."

Julian Barnes, El loro de Flaubert.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada