martes, 10 de noviembre de 2015

Dos veces, y por mi culpa




"Dos veces, y por mi culpa, estuve cerca de perderla. La conocí en el Louvre, ante la Venus de Milo, una mañana de otoño de 1938. Al mismo tiempo queella rondaba la escultura, yo la rondaba a ella."

Marc Bernard, La muerte de la bien amada.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada