miércoles, 1 de abril de 2015

Como si nunca lo hubieran dividido



¡Qué permeables son las fronteras de los estados humanos!
¡Cuántas nubes las sobrevuelan impunes,
cuánta arena del desierto trasiega de un país a otro,
cuánta piedra montañosa rueda hacia dominios ajenos
con brincos desafiantes!
¿Es necesario enumerar aquí cada pájaro que vuela
o se posa sobre una barrera
abandonada?
Aun siendo un gorrión, ya tiene cola
forastera,
pero el pico sí es de aquí. Y ¡cómo se mueve, no para!
De los innumerables insectos sólo mencionaré a la hormiga
que, entre el zapato izquierdo y el derecho del aduanero,
a la pregunta ¿de dónde y a dónde? no se molesta en dar
respuesta
¡Oh, ver con una sola mirada y con detalle ese desbarajuste
en todos los continentes!
Pues ¿acaso el ligustro de la otra orilla
no matutea por el río su cienmilésima hoja?
¿Quién sino la jibia, la de los brazos audazmente largos,
viola las sacrosantas aguas terrritoriales?
¿Se puede hablar de un orden tolerable
si ni siquiera las estrellas se dejan desacoplar
para que quede claro cuál brilla para quién?
¡Y para colmo, el punible derrame de nieblas!
¡Y el polen que se esparce a lo largo de la estepa,
como si nunca lo hubieran dividido en dos!
¡Y el retumbar de voces en las serviciales ondas del aire:
chillonas llamadas y borboteos llenos de significado!
Sólo lo humano sabe cómo ser de verdad ajeno.
Lo demás son bosques mixtos, obra de los topos y del viento.

Wislawa Szymborska


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada