lunes, 3 de febrero de 2014

La paz rota de la tierra herida




"Las cascadas estaban cerca y el ruido de su caída, precipitandose initerrumpida, llenaba la lúgubre quietud de aquel bosquecillo -donde no corría el aire, ni una hoja se movía- con un sonido misterioso, como si la paz rota de la tierra herida se hubiera vuelto de pronto audible allí."
Joseph Conrad, El corazón de las tinieblas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada