lunes, 13 de enero de 2014

Y por fin




"Y por fin, en un imperceptible y elíptico crepúsculo, el sol descendió, y de un blanco ardiente pasó a un rojo desvanecido, sin rayos y sin luz, dispuesto a desaparecer súbitamente, herido de muerte por el contacto con aquellas tinieblas que cubrían a una multitud de hombres."

Joseph Conrad, El corazón de las tinieblas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario