jueves, 12 de diciembre de 2013

Vaya practicando




"Salió moviendo el aire denso con las caderas, envuelta en un halo de etérea belleza y sólida dignidad y dejándonos sumergidos en enervante fragancia.
-No dé más vueltas por dentro de cabeza -dijo el perspicaz anciano al advertir mi estado-. Cada cosa tiene su tiempo y lugar y ninguno son éste. Haga como yo: aproveche ventajas de ser viejo.
-Yo no soy viejo -protesté.
-Vaya practicando -respondió-. Secreto para llegar a muy viejo es envejecer muy pronto. Con vejez viene tranquilidad: no más tempura, no más visitar casas de sombreros."

Eduardo Mendoza, El enredo de la bolsa y la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada