miércoles, 25 de septiembre de 2013

Razones básicas para la desesperación




"Piensen cuáles pueden ser las razones básicas para la desesperación. Cada uno de ustedes tendrá las suyas. Les propongo las mías: la volubilidad del amor, la fragilidad de nuestro cuerpo, la abrumadora mezquindad que domina la vida social, la trágica soledad en la que en el fondo vivimos todos, los reveses de la amistad, la monotonía e insensibilidad que trae aparejada la costumbre de vivir".

Enrique Vila-Matas, París no se acaba nunca.

1 comentario:

  1. Me ha recordado las famosas diez dicotomías de Erich Fromm. Precisamente a raíz de esto he hecho una búsqueda y son éstas:

    1- Vida-Muerte; la gente desea la inmortalidad y sin embargo posee el conocimiento de su muerte inminente.



    2- Cada persona es portadora de sus inmensos potenciales humanos y sin embargo la duración máxima de su vida no permite la realización.



    3- Cada uno está solo en su identidad única, y debido a esta singularidad, se percibe distinto a los otros. A pesar de esto nadie puede permanecer solitario, sin relaciones con otros: es decir, deseo ser individual pero debo amoldarme con el fin de relacionarme con otros.



    4- Deseamos seguridad y aquello que pueda pronosticarse pero las condiciones de la vida hacen que haya inseguridad y que no pueda pronosticarse.



    5- Deseamos conocer la verdad y sin embargo nos enfrentamos a las verdades parciales, falsificaciones y limitaciones del conocimiento.



    6- Deseamos la salud y vernos libres de accidentes, pero estamos sujetos a una mala salud así como los accidentes.



    7- Deseamos controlar cosas pero estamos sujetos a muchos factores sobre los cuales no tenemos control alguno.



    8- Debemos tomar decisiones que obligan, pero sin estar seguros de los resultados y únicamente con pruebas parciales.



    9- Luchamos por la libertad pero no podemos manejarla una vez que la hemos logrado.



    10- Luchas por perfección y mejoría, y sin embargo los errores son inevitables y frecuentemente irreparables.


    ResponderEliminar