jueves, 27 de diciembre de 2012

Por el este




Amanece en azul

Un azul presidiario
con botones
para coserlo a los ojos

Un azul para refugiar bajo la cama

Afuera, la ciudad
y sus trece ventanas amplias
sin vidrios ni cortinas

Las banderas se enarbolan
como ingratas vestiduras del aire

La niebla se detiene
aspirando durante un segundo

El humor del sol resulta ligero

Es la ciudad     
con su día

versus Ella

Ah,
sí,

Hay también una mujer

Marianna Salvioli



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada