miércoles, 19 de diciembre de 2012

Comprenda usted, querido amigo, la gravedad de su equivocación





"Cuando terminó su relato del sitio de Kehl, le dijo el príncipe a Julián:
"Tiene usted cara de trapense; exagera usted el principio de la gravedad que le recomendé en Londres. Su aspecto triste no resulta de buen tono; lo que hay que adoptar es un aire aburrido. Si está usted triste, es porque le falta algo, porque algo le ha salido mal. Es como mostrarse inferior. En cambio, si está usted aburrido, lo que es inferior es aquello que ha tratado inútilmente de complacerle. Comprenda usted, querido amigo, la gravedad de su equivocación."

Stendhal, Rojo y negro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada