viernes, 22 de junio de 2012

Anotaciones




"Thackeray tuvo que pagar para publicar La feria de las vanidades. Sterne tuvo que pagar para publicar Tristram Shandy. Defoe tuvo que pagar para publicar Moll Flanders.

Murphy, de Beckett, fue rechazada por cuarenta y dos editores.

Prácticamente uno de cada dos libros en todas las bibliotecas del mundo se está deteriorando sin retorno a causa de la fragilidad y el grado de acidez del papel."



No hay comentarios:

Publicar un comentario