jueves, 26 de abril de 2012

O como mi abuela le dijo una vez a mi madre





"-David no es motivo suficiente, Peter. Si ahora volvieses con Delia, empezarías a odiarte por ello. Te convertirías en un viejo amargado.
-Puede que ya lo sea.
-No digas tonterías.
-Trato de no serlo, pero cada vez me resulta más difícil mirar el desastre que he provocado sin sentirme estúpido. 
-Te sientes responsable, eso es todo. Están tirando de ti en direcciones opuestas.
-Siempre que me marcho, me digo que debería haberme quedado. Siempre que me quedo, me digo que debería haberme marchado.
-Eso se llama ambivalencia.
-Entre otras cosas. Si ése es el término que quieres usar, no me opongo.
-O como mi abuela le dijo una vez a mi madre: "Tu padre sería un hombre maravilloso si fuese diferente."
-Ja.
-Sí, ja. Toda una epopeya de dolor y sufrimiento reducida a una sola frase."

Paul Auster, Leviatán.


No hay comentarios:

Publicar un comentario