martes, 20 de marzo de 2012

En el desierto






En el desierto vi una criatura desnuda, bestial,
que, acuclillada en el suelo,
tenía su corazón entre las manos
y comía de él.

Dije: «¿Es bueno, amigo?»
Y él contestó: «Es amargo..., amargo,
pero me gusta porque es amargo
y porque es mi corazón.»

Stephen Crane



No hay comentarios:

Publicar un comentario