jueves, 15 de diciembre de 2011

Kafka a Max Brod, Praga, 17-XII,1910





"Cuando a la izquierda finalizan los ruidos del desayuno, comienzan a la derecha los ruidos del almuerzo, por doquier abren puertas como si quisieran abrir boquetes en las paredes. Pero ante todo permanece el centro de la desgracia. No puedo escribir; no he producido ni una sola línea que reconozca como mía, pero por el contrario he borrado todo cuanto he escrito después de París, que no era mucho. Mi cuerpo entero me advierte ante cada palabra; cada palabra, antes de que permita que yo la escriba, mira primero en torno suyo. 
Las frases se me parten prácticamente, veo su interior y entonces tengo que acabar en seguida"

Franz Kafka

No hay comentarios:

Publicar un comentario