jueves, 17 de noviembre de 2011

Ars Adivinatoria




Saber que hay un abismo
lamiéndote las plantas de los pies,
que vives de prestado, en un impás del aire,
calmándote la sed con unas aguas
que no te pertenecen,
surgido de la estela de unos nombres
que un día u otro van a ser silencio
y te van a dejar abandonado,
a merced de otros tiempos, de otras voces
al fin desconocidas.
Saber que en el final hay un principio
y que el mundo trasciende tu mirada
no produce inquietud, ni desvarío,
tan solo la nostalgia anticipada
de lo que no será, de este momento
al que nunca podrás encadenarte.

José Antonio Arcediano,
 La verdad del frío



No hay comentarios:

Publicar un comentario