sábado, 5 de noviembre de 2011

16 de enero 1922






"16 de enero. Durante la última semana he tenido algo así como un derrumbamiento total, tan total como lo fue, por ejemplo el que tuve una noche, hará unos dos años. Todo parecía acabar, y las cosas tampoco me parecen hoy muy diferentes. Se pueden interpretar de dos maneras, y son probablemente las siguientes.
Primera: Derrumbamiento, imposibilidad de dormir, imposibilidad de estar despierto, imposibilidad de soportar la vida. Los relojes no coinciden; el de dentro marcha a una velocidad diabólica o demoníaca, o al menos inhumana; el de fuera sigue atropelladamente, su marcha habitual. No puede ocurrir otra cosa que una separación de dos mundos distintos, y se separan, o al menos tienden a desgarrarse de un modo horrible. La velocidad delirante de la marcha interior puede tener motivos diversos; el más visible es la autoobservación que no deja descansar una sola idea, sale al encuentro de todas ellas para después ser perseguida de nuevo como idea por una nueva autoobservación.
Segunda: Esta persecución me separa de la humanidad. La soledad, que en su mayor parte me ha venido impuesta desde siempre, y en parte fue  buscada por mi -aunque, ¿no fue eso también una imposición?- se vuelve ahora totalmente inequívoca y llega a su extremo. ¿Adónde conduce? Puede conducir, y esto parece lo más lógico, a la locura; nada más puedo decir al respecto; la persecución me atraviesa y me desgarra. O bien puedo -¿puedo?-, aunque sea en una parte insignificante, mantenerme erguido y, por consiguiente, dejarme arrastrar. Entonces, ¿adónde voy? La palabra "persecución" es sólo una metáfora; también puedo decir "asalto a las últimas fronteras terrenales", y sería un asalto desde abajo, un asalto a partir de la humanidad, y , puesto que esto es también una metáfora, puedo sustituirla por la imagen de un asalto desde arriba, lanzado contra mí. (...)

17 de enero. Más o menos lo mismo.

18 de enero. Todo aquello , algo más tranquilo; además, viene G. Salvación o empeoramiento, tanto da."

Franz Kafka, Diarios 1910-1923



No hay comentarios:

Publicar un comentario