sábado, 16 de abril de 2011

Somos unos para otros como figuras de cera





"Esa incapacidad mía, lo sé; triste incapacidad para comprender lo que me rodea; para entrever, tras unos ojos que nos miran un momento al pasar; tras unos labios callados, al cruzarse con nosotros; tras una frente hermética, el mundo de emoción, de calor, de ternura que puede estar oculto dentro, llamando desesperadamente. Somos cajas cerradas, bien cerradas; y mudas, y ciegas. Vamos, por ejemplo, ahí, en la ciudad, en un tranvía, sentados y callados, hombres y mujeres, unos frente a otros, cada uno con sus ojos de color distinto y expresión diferente, asomándose por ellos a la vida de fuera, y, sin embargo, sin dejarse ver nada, sin ver nada tampoco. ¿ Qué sabemos de lo que se esconde detrás de cada frente?... Generalmente, nada. Somos unos para otros como figuras de cera, que andan y se mueven, sin amor, sin alma, sin ser "




No hay comentarios:

Publicar un comentario