lunes, 7 de marzo de 2011

Señor de la duda





Más que fe, dame un equipaje de dudas.
Ellas son mi puente, mi afluente, mi oleaje.
Venga a nos el Reino de lo Incierto.
Mantén en vilo mis verdades,
concebidas, muertas y sepultadas
en los telares del olvido. Llévame
por las arenas movedizas,
dame a comer el pan de la derrota,
a beber el agua del silencio.

No hay timos ni trucajes:
estoy herido y soy mi camillero.
Sean las certezas cual palacios de nieve
a los que alguien asedia con el fuego.

Señor de la duda, si existieras,
escucha la oración del descreído.

Juan Manuel Roca





No hay comentarios:

Publicar un comentario