jueves, 17 de marzo de 2011

No es tan sencillo sentir el mundo como lo sintió Kafka









"Se considera tan lector como editor. Le retiró de la edi­ción básicamente la salud, pero le parece que en parte también el becerro de oro de la novela gótica, que forjó la estúpida leyenda del lector pasivo. Sueña con un día en el que la caída del hechizo del best-seller dé paso a la reaparición del lector con talento y se replanteen los tér­minos del contrato moral entre autor y público. Sueña con un día en el que puedan respirar de nuevo los edito­res literarios, aquellos que se desviven por un lector acti­vo, por un lector lo suficientemente abierto como para comprar un libro y permitir en su mente el dibujo de una conciencia radicalmente diferente a la suya propia. Cree que si se exige talento a un editor literario o a un escritor, debe exigírsele también al lector. Porque no hay que engañarse: el viaje de la lectura pasa muchas veces por terrenos difíciles que exigen capacidad de emoción inteligente, deseos de comprender al otro y de acercarse a un lenguaje distinto al de nuestras tiranías cotidianas. Como dice Vilém Vok, no es tan sencillo sentir el mundo como lo sintió Kafka, un mundo en el que se niega el movimiento y resulta imposible siquiera ir de un pobla­ do a otro. Las mismas habilidades que se necesitan para escribir se necesitan para leer. Los escritores fallan a los lectores, pero también ocurre al revés y los lectores les fallan a los escritores cuando sólo buscan en éstos la con­ firmación de que el mundo es como lo ven ellos..."

Enrique Vila-Matas, Dublinesca.



No hay comentarios:

Publicar un comentario