martes, 22 de marzo de 2011

Aquella tarde






"Lo miraba de un modo... que luego, al subir a mi cuarto para acostarme, me imaginé que le había dado un bofetón; se lo había dado con sólo mantenerse delante de él y mirarlo... aquella tarde me enamoré de ella."

Dostoyevski, El jugador.



No hay comentarios:

Publicar un comentario