domingo, 16 de enero de 2011

Vas en dirección contraria









" Durante todo este tiempo, el Revisor no hacía más que mirarla: pero primero con un catalejo, luego con un microscopio, y después con unos gemelos. Por último, dijo: "vas en dirección contraria", y cerró la ventanilla y se fue.
-Una niña tan pequeña -dijo un señor que iba sentado enfrente de ella (iba vestido de papel blanco)- debe saber en qué dirección viaja, aunque no sepa su propio nombre!
Un Chivo que iba sentado al lado del señor de blanco cerró los ojos y dijo en voz alta:
-¡Debe saber la dirección del despacho de billetes, aunque no sepa el alfabeto!
Había un Escarabajo sentado junto al Chivo (eran extrañisimos los pasajeros que iban en el vagón), y como parecía que la regla general era que hablasen todos por turno, prosiguió él, diciendo: "¡Habrá que devolverla desde aquí como equipaje!"

Lewis Carroll, A través del espejo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario