lunes, 3 de enero de 2011

Seguir un buzón




Hay buzones al borde
de la arcada,
pero esos no.
No esos.

Seguir un buzón
expedito, sin nombres.
Seguirlo a diario, con gafas oscuras.
Observar al cartero,
que sin mirar,
pasa de largo, dejándolo aún
más vacío.

Y seguir siguiendo,
otro día,
y otro más y seguir
custodiando una ausencia.

O escribir.





No hay comentarios:

Publicar un comentario