martes, 11 de enero de 2011

Los sobrios














Bebía mi tercera cerveza en un bar de malamuerte
cuando se acercó arrastrando los pies
-¿Me daría unas monedas señor?
-¿Y para qué son amigo?
-Bueno, le aseguro que no son para comprar un litro de leche
-Bien, y dígame ¿que hace usted con su vida?
-Beber ¿y usted señor?
-Yo... soy poeta... creo
-Ah, no está muy seguro, yo estoy seguro de ser borracho
-De acuerdo y ¿qué hace un borracho cuando está sobrio para hacer de este mundo perverso y absurdo un lugar mejor?
-Mire señor, yo no sé muy bien la diferencia entre estar sobrio o borracho, pero de algo estoy seguro, los sobrios destruyeron el mundo
-Tiene razón amigo, el poeta es usted, tome este billete, pero con una condición, no lo vaya a gastar en leche.



No hay comentarios:

Publicar un comentario