martes, 18 de enero de 2011

Authors@Google: Slajov Zizek








“Quiero recordar la maravillosa anécdota de Niels Bhor, el tipo de Copenhague físico cuántico... La anécdota dice así. Un amigo de Bhor, que también era científico fue de visita a su casa de campo en Dinamarca y vio que tenía una herradura de caballo encima de la puerta de entrada -en Europa, las herraduras colocadas encima de la puerta de entrada son un objeto supersticioso destinado a prevenir que los malos espíritus entren en la casa.- Así qué el amigo, un tanto sorprendido, le preguntó, “¿Qué pasa, estas loco?, ¿por qué tienes eso ahí? ¿no se supone que eres un científico?.” Niels Bohr le respondió, “Por dios, claro que no estoy loco, soy un cientifico. Por supuesto que no creo en esas cosas.” Entonces el amigo, sin acabar de comprenderlo, volvió a preguntarle, “Y si no crees en ello, ¿por qué lo tienes ahí?”. Niels Bhor dio una maravillosa respuesta, le dijo, “Claro que no creo en ello. Lo tengo ahí porque me dijeron que funciona incluso si no crees en ello”. Así es como funciona la ideología hoy en día (…). Nuestra época es una época cínica, practicamos creencias sin creer en ellas.”



No hay comentarios:

Publicar un comentario