viernes, 26 de noviembre de 2010

Mermela ayer y mañana







"Alicia le desenredó cuidadosamente el cepillo, y trató de arreglarle el pelo lo mejor posible. "¡Bueno, ahora teneís  bastante mejor aspecto!", dijo, tras cambiarle de sitio la mayoría de los alfileres. "¡Pero la verdad es que deberíais tener doncella!"
-¡Por supuesto, te contrataré encantada! -dijo la Reina-. A dos peniques la semana, y mermelada cada dos días.
Alicia no pudo por menos de reírse, mientras decía: "No quiero que me contratéis... y no me gusta la mermelada".
-Es una mermelada muy buena -dijo la Reina.
-Bueno de todos modos hoy no me apetece.
-Hoy no la tendrías ni aunque quisieras -dijo la Reina-. La regla es: mermelada ayer, mermelada mañana... pero nunca hoy.
-Pero de vez en cuando debe haber "mermelada hoy" -objetó Alicia.
-No; no puede ser -dijo la Reina-. La mermelada toca al otro día; como comprenderás, hoy es siempre éste.
-No os comprendo -dijo Alicia-. ¡Lo veo horriblemente confuso!
-Es lo que pasa al vivir hacia atrás -dijo la Reina con afabilidad-: siempre produce un poco de vértigo al principio...
-¡Vivir hacia atrás! -repitió Alicia con gran asombro-. ¡Jamás había oído nada semejante!
-Sin embargo, tiene una ventaja: la memoria funciona en las dos direcciones.
-Desde luego, la mía sólo funciona en una -comentó Alicia-. No puedo recordar cosas antes de que hayan sucedido.
-Es mala memoria, la que funciona sólo hacia atrás -comentó la Reina.
-¿Qué cosas recordáis mejor? -se atrevió a preguntar Alicia.
-¡Oh!, pues las que sucedieron dentro de un par de semanas -replicó la Reina con despreocupación-. Por ejemplo -prosiguió-, pegándose un gran emplasto en un dedo mientras hablaba-; ahí tienes al Mensajero de Rey. Ahora está encarcelado, cumpliendo condena; sin embargo, su juicio no va a empezar lo menos hasta el miércoles que viene; y naturalmente, el delito ocurrirá al final de todo.
-¿Y si no llegara a cometer el delito? -dijo Alicia.
-Entonces mucho mejor; ¿no te parece? -dijo la Reina atándose el emplasto en el dedo con una cinta.

Lewis Carroll, A través del espejo y lo que Alicia encontró allí.



No hay comentarios:

Publicar un comentario