jueves, 11 de noviembre de 2010

Esos malditos celos




CELOS

Tengo celos de tí, ¿ por qué negarlo?
Tengo celos de ti; celos rabiosos
Celos de la sonrisa de tu boca
celos de las miradas de tus ojos.

Cuando yo no te oigo, ¿cómo hablas?
Cuando yo no te veo ¿ cómo miras?
Cuando no estoy delante ¿cómo suenan
los aúreos cascabeles de tu risa?

Tú sabes que en los ojos de los hombres
hay miradas impuras
que unas veces parece que acarician
y otras veces parecen que desnudan



“Nunca los celos dejan el entendimiento libre, para que pueda juzgar las cosas como ellas son; siempre miran los celosos con antojos de allende que hace las cosas pequeñas, grandes; los enanos gigantes y las sospechas, verdades” 

Cervantes, La Gitanilla.


Como causa y efecto:
¿hay celos?, luego hay amor;
¿hay amor?, luego habrá celos

Naturales son los celos,
¿cómo sin tenerlos puede
el amor estar perfecto?.



"No exculpéis ni agravéis la culpa por rencor. Hablad de alguien que amo torpemente. Pero amo demasiado. De alguien que puso barrera a los celos pero al instigarle cayó preso en la locura. De alguien cuya mano como un bárbaro indio arrojó lejos de sí una perla más valiosa que toda su tribu."

William Shakespeare, Otelo.






No hay comentarios:

Publicar un comentario