martes, 19 de octubre de 2010

Un duelo constante








"En esta región, como en la Turena, las vicisitudes de la atmósfera rigen la vida comercial. Vinateros, propietarios, comerciantes en madera, toneleros, posaderos, marineros, todos están a la espera de un rayo de sol; tiemblan al acostarse ante la idea de encontrarse a la mañana siguiente con que ha helado durante la noche; temen la lluvia, el viento y la sequía y quieren agua calor y nubes a capricho. Hay un duelo constante entre el cielo y los intereses terrenales. El barómetro entristece, anima y alegra alternativamente sus fisionomías.
De un extremo a otro de esta calle, la antigua calle Mayor de Saumur, corren de puerta en puerta estas palabras: "¡Vaya un tiempo hermoso!"; o estas otras: "¡Llueven luises de oro!", dando a entender que saben lo que un rayo de sol o una lluvia oportuna puede significar para ellos."

Honoré de Balzac, Eugénie Grandet.



No hay comentarios:

Publicar un comentario