jueves, 7 de octubre de 2010

Teorías y puertas








"Mientras los fríe piensa en una historia que leyó hace tiempo en Reader´s digest: si a una persona le dicen que detrás de las 5 puertas que tiene ante sí hay un tigre sorpresa, y que ha de adivinar detrás de cuál está ese tigre, entonces sabrá que detrás de la última puerta no podrá estar, porque una vez llegado hasta esa puerta sin haber encontrado al tigre, ya sabría seguro que estaría detrás, y en ese caso ya no sería un tigre sorpresa, así que la última puerta está descartada. Y tampoco estará detrás de la penúltima, porque sabiendo ya que en la última no puede estar, entonces sabría con toda seguridad, que ha de estar en la penúltima, y en ese caso tampoco sería ya un tigre sorpresa, así que en la penúltima, descartado. Pero en la antepenúltima tampoco, porque sabiendo que no puede estar ni en la última ni en la penúltima, entonces tendría que estar justo ahí, en la antepenúltima, y entonces ya tampoco sería sorpresa, y así va descartando todas hasta que se da cuenta de que el tigre no puede estar en ninguna, y que precisamente ésa es la sorpresa, y para demostrarlo va abriendo las puertas una por una hasta que en una de ellas, da lo mismo cuál, el tigre le salta al cuello y lo mata, y Jack piensa que eso mismo pasa en la vida con lo que se planea y lo que en efecto al final ocurre. No es que la teoría y la vida estén mal, es que no tienen nada que ver, como tampoco tienen nada que ver los pensamientos del pez que baja aleteando con lo del cabrón que tira el anzuelo y arriba espera."

Agustín Fernández Mallo, Nocilla experience.
Blog de Fernández Mallo


*Imagen de Noel Marin:    
"You remember the story, right? Princess Whatshername, the mean King's daughter, fell in love with a commoner so the King made him decide which door to open. Behind one door was a Lady, behind another was a Tiger. If he opened the Lady Door he had to marry her, even though he loved another. If he opened the Tiger Door, well, you know. Before he chose which one to open the young man looked at his lover for guidance. She knew which was which and gestured toward one door. There the story ends. Since 1882 people have been guessing whether she gave her lover to the tiger or to another woman for life. I don't know either. But in my version he opened the red door, the Lady came out riding the Tiger, the Princess fainted and the Tiger ate the King. You want me to paint WHAT?"

No hay comentarios:

Publicar un comentario