miércoles, 6 de octubre de 2010

El pez










"Cerca de las once volvió a aumentar el calor. De regreso en casa, Michel se desnudó del todo antes de  tumbarse. Durante las siguientes tres semanas, sus movimientos fueron muy restringidos. Podríamos imaginar que el pez, sacando de vez en cuando la cabeza del agua para boquear al aire, percibiera durante unos segundos un mundo aéreo, completamente distinto..., paradisíaco. Por supuesto, tendría que regresar enseguida a su universo de algas, donde los peces se devoran. Pero durante unos segundos habría intuido un mundo diferente, un mundo perfecto: el nuestro."

Michel Houellebecq, Las partículas elementales.(Pdf)



***

No hay comentarios:

Publicar un comentario