lunes, 6 de septiembre de 2010

Por qué











- ¿Y lo escribe usted para sus hijos? ¿como una crónica de la familia?
Sonrió amargamente:
- A mis hijos no les interesaría. Lo escribo como un libro. Creo que podría servirle de ayuda a mucha gente.
La conversación con el taxista me esclareció de repente la esencia de la actividad literaria. Escribimos libros porque nuestros hijos no se interesan por nosotros. Nos dirigimos a un mundo anónimo porque nuestra mujer se tapa los oídos cuando le hablamos.

Milan Kundera, El libro de la risa y el olvido.




No hay comentarios:

Publicar un comentario