miércoles, 26 de mayo de 2010

La disposición de los órganos





"Mi dependencia del clima me impedirá siempre admitir la autonomía de la voluntad. La meteorología decreta el color de mis pensamientos. No se puede ser más rastreramente determinista que yo, pero ¿cómo evitarlo? En cuanto olvido que poseo un cuerpo, creo en la libertad. Pero tan pronto como llama al orden y me impone sus miserias y sus caprichos, dejo inmediatamente de creer en ella. Montesquieu tenía razón: "La dicha o la desgracia dependen de la disposición de los órganos."

E. M. Cioran, Ese maldito yo (Pdf)



No hay comentarios:

Publicar un comentario