viernes, 9 de abril de 2010

Bovarismo




"La ventana en provincias reemplaza a los teatros y al paseo."



"Si su infancia hubiera transcurrido en la trastienda de un barrio comercial, quizá se habría entregado a los acosos líricos de la naturaleza que, por regla general, tan sólo nos llegan a través de las plumas  de los literatos. Pero conocía demasiado bien el campo y estaba habituada al balido de los rebaños, a los productos lácteos y a los arados. Acostumbrada a los aspectos sosegados de la vida, su espíritu tendía, como contraste, hacia lo accidentado. No le gustaba el mar sino por sus tempestades y el verdor de los campos tan sólo cuando aparecía salpicado entre ruinas. Necesitaba extraer de las cosas una especie de provecho personal y rechazaba como inútil todo aquello que no contribuía al consumo inmediato de su corazón, por cuanto, de temperamento más sentimental que artístico, buscaba emociones y no paisajes."

"Desde entonces , el recuerdo de León fue como el centro de su hastío, y allí chisporroteaba con más viveza aún que un fuego de de viajeros abandonado sobre la nieve, en medio de las estepas rusas. Emma se abalanzaba sobre él, se acurrucaba junto a él, removía delicadamente el rescoldo a punto de extinguirse, buscaba en torno a ella cuanto pudiera avivarlo más, y las reminiscencias más lejanas, así como las más inmediatas ocasiones, lo que ella sentía junto con lo que imaginaba, sus ansias dispersas de voluptuosidad, sus proyectos de dicha que crujían al viento como ramas secas, su estéril virtud, sus esperanzas fallidas, la yacija doméstica, todo lo recogía, todo lo amontonaba, todo le servía para caldear su tristeza."

"Gracias a la diversidad de su humor, tan pronto místico como jocundo, parlanchín o taciturno, exaltado o indolente, Emma iba despertando en él mil deseos, evocando instintos o reminiscencias. Era la enamorada de todas las novelas, la heroína de todos los dramas, esa indefinible ella de todos los libros de versos."

"De todos modos no era feliz, ni tampoco lo había sido nunca. ¿A qué de debía aquella inconsistencia de la vida, aquella instantánea corrupción de las cosas en que se apoyaba?... Ahora bien, de existir en alguna parte un ser varonil y hermoso, una naturaleza valerosa, desbordante de exaltación y de refinamiento, un corazón de poeta bajo las formas de un ángel, cual lira de aceradas cuerdas que entonara hacia el cielo epitalamios elegiacos, ¿por qué no le permitiría a ella el azar encontrarlo? ¡oh! que sensación de impotencia! Nada, por lo demás, era lo bastante digno como para consagrarle sus afanes: ¡todo era mentira! Cada sonrisa ocultaba un bostezo de hastío, cada alegría una maldición, todo placer su saciedad, y los mejores besos no dejaban en los labios más que el irrealizable anhelo de una más sofisticada voluptuosidad."


Gustave Flaubert, Madame Bovary.


*Bovarismo: "Se entiende por bovarismo el estado de insatisfacción crónica de una persona, producido por el contraste entre sus ilusiones y aspiraciones (a menudo desproporcionadas respecto a sus propias posibilidades) y la realidad, que suele frustrarlas. El término fue utilizado por primera vez1 por el filósofo francés Jules de Gaultier en su estudio Le Bovarysme, la psychologie dans l’œuvre de Flaubert (1892), en el que se refiere a la novela Madame Bovary de Gustave Flaubert, en concreto a la figura de su protagonista, Emma Bovary, que se ha convertido en el prototipo de la insatisfacción conyugal. Aunque el término bovarismo no está recogido en el Diccionario de la Real Academia Española tiene un uso relativamente frecuente en obras ensayísticas2 y figura en diccionarios de Psicología.3" Wikipedia


No hay comentarios:

Publicar un comentario