viernes, 22 de enero de 2010

Ninguna palabra nunca



XVI

Ninguna palabra nunca
ningún discurso
-ni Freud, ni Martí-
sirvió para detener la mano
la máquina
del torturador.
Pero cuando una palabra escrita
en el margen en la página en la pared
sirve para aliviar el dolor de un torturado,
la literatura tiene sentido.

Cristina Peri Rossi 



No hay comentarios:

Publicar un comentario