martes, 5 de enero de 2010

Fábula




-¿Me concederás el deseo?- preguntó la oveja al mago.
-No lo intentes. No puede escucharte.
-¿Por qué no?
-Porque las ovejas no hablan. 


 




No hay comentarios:

Publicar un comentario