jueves, 14 de enero de 2010

Charles Darwin






 "Creo que hemos demostrado que el hombre y los animales superiores, los primates sobre todo, tienen instintos comunes. Todos ellos poseen los mismos sentidos, las mismas intuiciones, experimentan las mismas sensaciones; tienen pasiones, afectos y emociones parecidas, incluso las más complejas, como los celos, la desconfianza, la emulación, el reconocimiento y la magnanimidad; practican el engaño y la venganza; temen el ridículo; les gustan las bromas; sienten sorpresa y curiosidad; poseen las mismas facultades de imitación, atención, deliberación, memoria, imaginación, asociación de ideas y razonamiento, aunque por supuesto, en grados muy diferentes"

 "El Origen del Hombre"

"No puedo persuadirme de que un Dios benevolente y omnipotente hubiera creado intencionadamente los icneumónidos con la intención expresa de que se alimentasen de los cuerpos vivos de orugas, o de un que un gato jugase con ratones..."

Charles Darwin, en carta a Asa Gray (1860)

"Pero, por aquel en­ton­ces, fui dán­do­me cuen­ta poco a poco de que el An­ti­guo Tes­ta­men­to, de­bi­do a su ver­sión ma­ni­fies­ta­men­te falsa de la his­to­ria del mundo, con su Torre de Babel, el arco iris como signo, et­cé­te­ra y al hecho de atri­buir a Dios los sen­ti­mien­tos de un ti­rano ven­ga­ti­vo, no era más de fiar que los li­bros sa­gra­dos de los hin­dúes o las creen­cias de cual­quier bár­ba­ro.

La per­so­na que no crea de ma­ne­ra se­gu­ra y cons­tan­te en la exis­ten­cia de un Dios per­so­nal o en una exis­ten­cia fu­tu­ra con cas­ti­gos y re­com­pen­sas puede tener como regla de vida, hasta donde a mí se me ocu­rre, la norma de se­guir úni­ca­men­te sus im­pul­sos e ins­tin­tos más fuer­tes o los que le pa­rez­can los me­jo­res. [...] Luego, de acuer­do con el ve­re­dic­to de las per­so­nas más sa­bias, halla su su­pre­ma sa­tis­fac­ción en se­guir unos im­pul­sos de­ter­mi­na­dos, a saber, los ins­tin­tos so­cia­les. Si actúa por el bien de los demás, re­ci­bi­rá la apro­ba­ción de sus pró­ji­mos y con­se­gui­rá el amor de aque­llos con quie­nes con­vi­ve; este úl­ti­mo be­ne­fi­cio es, sin duda, el pla­cer su­pre­mo en esta Tie­rra. Poco a poco le re­sul­ta­rá in­so­por­ta­ble obe­de­cer a sus pa­sio­nes sen­sua­les y no a sus im­pul­sos más ele­va­dos, que cuan­do se hacen ha­bi­tua­les pue­den ca­li­fi­car­se casi de ins­tin­tos."

"más allá de las adaptaciones infinitamente bellas con que nos topamos por todas partes, podríamos preguntarnos cómo se puede explicar la disposición generalmente beneficiosa del mundo. Algunos autores se sienten realmente tan impresionados por la cantidad de sufrimiento existente en él, que dudan -al contemplar a todos los seres sensibles- de si es mayor la desgracia o la felicidad, de si el mundo en conjunto es bueno o malo. Según mi criterio, la felicidad prevalece de manera clara, aunque se trata de algo muy difícil de demostrar."

"todos los órganos corporales o mentales de todos los seres (excepto los que no suponen ni una ventaja ni una desventaja para su poseedor) se han desarrollado por selección natural"

"Se podría decir acertadamente que soy como un hombre afectado de daltonismo, y que la creencia universal de la gente en la existencia del color rojo hace que mi actual pérdida de percepción no posea la menor validez como prueba. Este argumento sería válido si todas las personas de todas las razas tuvieran la misma convicción profunda sobre la existencia de un solo Dios; pero sabemos que no es así, ni mucho menos."

Autobiografía.


No hay comentarios:

Publicar un comentario