miércoles, 23 de diciembre de 2009

La cabra



He hablado a una cabra.
Estaba sola en el prado, estaba atada.
Harta de hierba, bañada
por la lluvia, balaba.


Aquel balido igual era fraterno
a mi dolor. Y contesté, primero
por broma, después porque el dolor es eterno,
tiene una sola voz y no varía.
Y yo oía esta voz
gemir en una cabra solitaria.


En una cabra de rostro semita
oía lamentarse cualquier otro dolor,
cualquier otra vida.

Umberto Saba




No hay comentarios:

Publicar un comentario