lunes, 7 de septiembre de 2009

Malena es un nombre de tango.



" – Verás, papá, este verano voy a cumplir
diecisiete años…– intentaba improvisar, pero él echó
una ojeada a su reloj y, como de costumbre, no me dejó terminar.
Uno, si quieres dinero, no hay dinero, no sé en qué
coño os lo gastáis. Dos, si te quieres ir en julio a
Inglaterra a mejorar tu inglés, me parece muy bien, y a ver si
convences a tu hermana para que se vaya contigo, estoy deseando que me
dejéis en paz de una vez. Tres, si vas a suspender más de dos
asignaturas, este verano te quedas estudiando en Madrid, lo siento. Cuatro,
si te quieres sacar el carnet de conducir, te compro un coche en cuanto
cumplas dieciocho, con la condición de que, a partir de ahora, seas
tú la que pasee a tu madre. Cinco, si te has hecho del Partido
Comunista, estás automáticamente desheredada desde este mismo
momento. Seis, si lo que quieres es casarte, te lo prohíbo porque
eres muy jóven y harías una tontería. Siete, si
insistes a pesar de todo, porque estás segura de haber encontrado el
amor de tu vida y si no te dejo casarte te suicidarás, primero me
negaré aunque posiblemente, dentro de un año, o a lo mejor
hasta dos, termine apoyándote sólo para perderte de vista.
Ocho, si has tenido la sensatez, que lo dudo, de buscarte un novio que te
convenga aquí en Madrid, puede subir a casa cuando quiera,
preferiblemente en mis ausencias. Nueve, si lo que pretendes es llegar
más tarde por las noches, no te dejo, las once y media ya
están bien para dos micos como vosotras. Y diez, si quieres tomar la
píldora, me parece cojonudo, pero que no se entere tu madre."


Almudena Grandes, Malena es un nombre de tango.


No hay comentarios:

Publicar un comentario