sábado, 19 de septiembre de 2009

Los vagabundos del Dharma.





"... He estado leyendo a Whitman, oid lo que dice "Alzaos esclavos, y haced temblad al déspota extranjero". Señala asi la actitud del Bardo, del bardo lunatico zen de los viejos senderos del desierto que ve que el mundo entero es una cosa llena de gente que anda de un lado para otro cargada con mochilas, Vagabundos del dharma negándose a seguir la demanda general de la produccion de que consuman y, por tanto, de que trabajen para tener el privilegio de consumir toda esa mierda que en verdad no necesitan, como refrigeradores, aparatos de televisión, coches, coches nuevos y llamativos, brillantina para el pelo de una determinada marca y desodorantes y porquería en general que siempre termina en el cubo de la basura una semana despues; todos ellos presas de un sistema de trabajo, produccion, consumo, trabajo, produccion, consumo... Tengo la vision de una gran revolucion de mochilas, de miles y hasta de millones de jovenes norteamericanos con mochilas y subiendo a las montañas a rezar (...) todos ellos lunaticos zen que andan escribiendo poemas que surgen de su cabeza sin motivo y siendo amables y realizando actos extraños que proporcionan visiones de libertad eterna a todo el mundo y a todas las criaturas vivas (...)"

"...Japhy era considerado un excéntrico en el campus, cosa bastante habitual en esos sitios donde se considera raro al hombre auténtico; las universidades no son más que lugares donde está una clase media sin ninguna personalidad, que normalmente encuentra su expresión más perfecta en los alrededores del campus con sus hileras de casas de gente acomodada con césped y aparatos de televisión en todas las habitaciones y todos mirando las mismas cosas y pensando lo mismo al mismo tiempo mientras los Japhys del mundo merodean por la espesura para oír la voz de esa espesura, para encontrar el éxtasis de las estrellas, para encontrar el oscuro misterio secreto del origen de esta miserable civilización sin expresión.

...Japhy se puso en pie de un salto -he estado leyendo a Withman, oíd lo que dice: "Alzaos, esclavos y haced temblar al déspota extranjero". Señala así la actitud del Bardo, del Bardo lunático zen de los viejos senderos del desierto que ve que el mundo entero es una cosa llena de gente que anda de un lado para otro cargada de mochilas, Vagabundos del Dharma negándose a seguir la demanda general de la producción de que consuman, y, por tanto, de que trabajen para tener el privilegio de consumir toda esa mierda que en realidad no necesitan, como refrigeradores, aparatos de televisión,coches, coches nuevos y llamativos, brillantina para el pelo de una determinada marca y desodorantes y porquería en general que siempre termina en el cubo de basura una semana después; todos ellos presos en un sistema de trabajo, producción, consumo, trabajo, producción, consumo... "



Jack Kerouac, Los vagabundos del Dharma (pdf).


No hay comentarios:

Publicar un comentario