miércoles, 16 de septiembre de 2009

El guardián entre el centeno


"Muchas veces me imagino que hay un montón de niños jugando en un campo de centeno. Miles de niños. Y están solos, quiero decir que no hay nadie mayor vigilándolos. Sólo yo. Estoy al borde de un precipicio y mi trabajo consiste en evitar que los niños caigan en él. En cuanto empiezan a correr sin mirar a donde van, yo salgo de donde esté y los cojo. Eso es lo que me gustaría hacer todo el tiempo. Vigilarlos. Yo sería el guardián entre el centeno. Te parecerá una tontería, pero es lo único que de verdad me gustaría hacer. Sé que es una locura."

J.D. Salinger, El guardián entre el centeno.


"Life is a game, boy. Life is a game that one plays according to the rules."
-"Yes, sir. I know it is. I know it."
Game, my ass. Some game. If you get on the side where all the hot-shots are, then it's a game, all right— I'll admit that. But if you get on the other side, where there aren't any hot-shots, then what's a game about it? Nothing. No game.

(-"La vida es un juego, chico. La vida es un juego que uno juega según las reglas.
-"Sí, señor. Sé que lo es. Lo sé".
Juego, los cojones. Un juego. Si estás del lado de todos los peces gordos, entonces es un juego, de acuerdo. Lo admitiré. Pero si estás en el otro lado, donde no hay peces gordos, ¿entonces qué juego es ése? Nada. Ningún juego).

The Navy guy and I told each other we were glad to've met each other. Which always kills me. I'm always saying "Glad to've met you" to somebody I'm not at all glad I met. If you want to stay alive, you have to say that stuff, though.

(El chico de la Marina y yo nos dijimos el uno al otro que estábamos encantados de habernos conocido. Lo que siempre me mata. Siempre le digo "Encantado de conocerte" a gente a la que no estoy encantado en absoluto de haber conocido. Sin embargo, si quieres seguir viviendo, tienes que decir este tipo de cosas).

He was one of those guys that think they're being a pansy if they don't break around forty of your fingers when they shake hands with you. God, I hate that stuff.

(Era uno de esos chicos que creen que son unos maricas si no te rompen unos 40 dedos cuando te dan la mano. Dios, odio eso).

I thought what I'd do was, I'd pretend I was one of those deaf-mutes. That way I wouldn't have to have any goddam stupid useless conversations with anybody.

(Pensé que lo que haría sería fingir que era sordomudo. De esta forma, no tendría que volver a tener ninguna de ésas estúpidas e inútiles conversaciones con nadie).



"You know that song 'If a body catch a body comin' through the rye'? I'd like— "

"It's 'If a body meet a body coming through the rye'!" old Phoebe said. "It's a poem. By Robert Burns."

"I know it's a poem by Robert Burns."

She was right, though. It is "If a body meet a body coming through the rye." I didn't know it then, though.

"I thought it was 'If a body catch a body,'" I said. "Anyway, I keep picturing all these little kids playing some game in this big field of rye and all. Thousands of little kids, and nobody's around— nobody big, I mean— except me. And I'm standing on the edge of some crazy cliff. What I have to do, I have to catch everybody if they start to go over the cliff— I mean if they're running and they don't look where they're going I have to come out from somewhere and catch them. That's all I'd do all day. I'd just be the catcher in the rye and all. I know it's crazy, but that's the only thing I'd really like to be. I know it's crazy."

That's the whole trouble. You can't ever find a place that's nice and peaceful, because there isn't any. You may think there is, but once you get there, when you're not looking, somebody'll sneak up and write "Fuck you" right under your nose.

(Ése es el problema. No puedes encontrar un sitio que sea cómodo y pacífico, porque no existe. Puede que creas que sí, pero en cuanto estés allí, y no estés mirando, alguien se colará y escribirá "Que te jodan" delante de tus narices).

I know you're supposed to feel pretty sexy when somebody gets up and pulls their dress over their head, but I didn't. Sexy was about the last thing I was feeling. I felt much more depressed than sexy.

(Sé que se supone que deberías excitarte cuando una chica se levanta y se quita el vestido, pero yo no lo hice. Excitado era la última cosa que me sentía. Estaba mucho más deprimido que excitado).

“Si seguía clavado al suelo era por ver si me entraba una sensación de despedida… Lo que quiero decir es que me he ido de un montón de sitios sin darme cuenta siquiera de que me marchaba”.

“Hay cosas que no deberían cambiar, cosas que uno debería poder meter en una de esas vitrinas de cristal y dejarlas allí tranquilas”…

“Odio el cine con verdadera pasión, pero me encanta imitar a los artistas”

“Era inútil tratar de mantener con ella una conversación inteligente. Para entonces ya nos odiábamos cordialmente”.

"Este hotel está lleno de maníacos sexuales… Lo malo de este tipo de cosas es que, por mucho que uno no quiera, resultan fascinantes. Por dentro debo de ser el peor pervertido que han visto en su vida. A veces pienso en un montón de cosas raras que no me importaría nada hacer si se me presentara la oportunidad”.

“Nueva York es terrible cuando alguien se ríe de noche. La carcajada se oye a millas y millas de distancia y le hace sentirse a uno aún más triste y deprimido”.

“No sé por qué hay que dejar de querer a una persona sólo porque se ha muerto. Sobre todo si era cien veces mejor que los que siguen viviendo”.



J.D. Salinger, El guardián entre el centeno.(Pdf)



No hay comentarios:

Publicar un comentario