jueves, 17 de septiembre de 2009

Antón Chéjov



"Las obras de arte se dividen en dos categorías: las que me gustan y las que no me gustan. No conozco ningún otro criterio."

"Confieso que enterrar a algunas gentes constituye un gran placer."

"Cualquiera que sea el tema de la conversación, un viejo soldado hablará siempre de guerra."

"La brevedad es la hermana del talento."

"La felicidad no existe. Lo único que existe es el deseo de ser feliz."

"Los hombres inteligentes quieren aprender; los demás, enseñar."

"(…) mentía mucho y por tanto no creía a nadie."

"Se suele ser más cordial al despedir a los huéspedes que al recibirlos."

"Y por muy orgullosos que estéis, por muy sabios y hermosos que seáis, la muerte no dejará de borraros de la faz de la tierra como ratas…"



Antón Pávlovich Chéjov


Un nuevo personaje había aparecido en la localidad: una señora con un perrito. Dmitri Dmitrich Gurov, que por entoncespasaba una temporada en Yalta, empezó a tomar algún interés en los acontecimientos que ocurrían. Sentado en elpabellón de Verney, vio pasearse junto al mar a una señora joven, de pelo rubio y mediana estatura, que llevaba una boina; un perrito blanco de Pomerania corría delante de ella. Después la volvió a encontrar en los jardines públicos y en la plaza varias veces. Caminaba sola, llevando siempre la misma boina, y siempre con el mismo perrito; nadie sabía quién era y todos la llamaban sencillamente «la señora del perrito».

La señora del perrito y otros cuentos. (Pdf)




No hay comentarios:

Publicar un comentario