martes, 29 de septiembre de 2009

Amélie






"El 31 de agosto a las cuatro de la mañana, Amélie es sorprendida por una idea deslumbrante. Se propone encontrar al propietario de la caja de recuerdos, dondequiera que esté, y restituirle su tesoro. Decide que, si él se conmueve, dedicará su vida a ayudar a los demás. Si no... pues nada"

" Si Amélie prefería vivir en sus sueños y seguir siendo una chica introvertida estaba en su derecho, ya que malograr su vida es para todo ser humano un derecho inalienable."

"- ¿Qué dice?
- Sin ti las emociones de hoy no serían más que la piel muerta de las de ayer.
- Billete por favor."

"- La angustia por el paso del tiempo nos hace hablar del tiempo que hace.
- De eso nada. Si hablamos del tiempo es para evitar decir tonterias."


"Verá, mi pequeña Amélie, usted no tiene los huesos de cristal. Podrá soportar los golpes de la vida. Si usted deja pasar esta oportunidad con el tiempo su corazón se irá volviendo seco y frágil como mi esqueleto. ¿A qué espera? Ande, vaya a por él."

"Al menos usted nunca será una hortaliza porque hasta las alcachofas tienen corazón."

"Pienso que es mejor dedicarle mi vida a los demás que a un gnomo de jardín."

"- Eres preciosa cuando te sonrojas. Como una flor silvestre.
- Es por mi dispepsia."

"Escritor fracasado, destino fracasado. ¡Cómo me gusta esa palabra!, “fracasado”. El destino humano evoluciona así, fracasando. Y de fracaso en fracaso, nos habituamos a no superar jamás la fase del borrador. La vida no es sino el interminable ensayo de una representación que nunca tendrá lugar.”

"Nino se retrasa. Para Amélie sólo caben dos explicaciones. La primera: que no encontró la foto. La segunda: que no tuvo tiempo de recomponerla porque una pandilla de atracadores de bancos le tomó como rehén. Perseguidos por la policía lograron escapar, pero él provocó un accidente. Cuando recuperó el conocimiento no recordaba nada. Un exconvicto que pasaba por ahí le recogió en autostop, y tomándolo por un fugitivo le escondió en un contenedor destinado a Estambul. Allí se topó con un grupo talibán afgano que le propuso acompañarle para volar unas cabezas de misiles soviéticos, pero su camión chocó con una mina en la frontera del Tayikistán. Sólo sobrevivió él. Acogido en una aldea de montañeses se convirtió en militante muyahidín. Así que Amélie no se explica por qué se preocupa tanto por alguien que come sopa de remolacha y lleva un tiesto horrible por sombrero."

"Amélie no tenia un hombre en su vida, lo habían intentado pero el resultado nunca había estado a la altura de sus expectativas. En cambio, cultiva el gusto por los pequeños placeres... Hundir la mano en un saco de legumbres, partir el caramelo quemado de la Crema Catalana con la cucharilla y hacer rebotar las piedras en el canal Saint Marthin."

"Cualquier otra chica habria llamado enseguida, habria citado al chico en una terraza para devolverle el álbum y así sabria si valía la pena seguir soñando o no. Eso se llama enfrentarse a la realidad. Pero eso... no es lo que Amélie quiere."

"- ¿Cómo va tu trabajo?
- Ya me lo has preguntado Papa.
-Si, si... Te, ¿te van bien las cosas?
- Bastante bien. Creo que algo a cambiado... he tenido dos infartos y tuve que abortar porque tomé crack estando embarazada.
- Mmm
- Aparte de eso todo va bien.
- Me alegro. Me alegro.
- ¿Te ocurre algo Papa?
- Noo. No, no, nada.
- El gnomo del jardín ya no está. ¿A vuelto a la caseta de herramientas?
(El padre se levanta, abre el cajón, saca la foto del primer plano del gnomo de jardin en Moscú y se la enseña)
- Moscú. Ahí lo tienes. No hay explicación.
- Posiblemente tenía ganas de ver mundo.
- No lo comprendo, no lo comprendo."

"- Señor, cuando un dedo apunta al cielo, el tonto mira el dedo."



Jean-Pierre Jeunet (Amélie), Ver Película.



No hay comentarios:

Publicar un comentario