sábado, 18 de julio de 2009

corazón, qué oquedad



y dentro cuánta suciedad

Samuel Beckett








No hay comentarios:

Publicar un comentario