jueves, 18 de junio de 2009

Invierno




Acepto las dificultades de la vida porque
son el destino,
como acepto el frío excesivo en pleno
invierno:
sosegadamente, sin quejarme, como quien
simplemente acepta,
y encuentra una alegría en el hecho
de aceptarlo,
en el hecho sublimemente científico de aceptar lo natural inevitable.

¿Qué son para mí las enfermedades
que padezco y el mal que me acontece
sino el invierno de mi vida?

Alberto Caeiro.



No hay comentarios:

Publicar un comentario