viernes, 10 de abril de 2015

Anatomy of a New Yorker cartoon





jueves, 9 de abril de 2015

Aunque nadie crea seriamente en él




"GENERALMENTE encontramos lo que buscábamos en el último bolsillo. És­te es un principio basado en una experiencia adoptada, creo, en todos los países y en todas las familias, aunque nadie crea seriamente en él."
Georg Christoph Lichtenberg


Escrito en un libro abandonado en Viaje





Vengo de Beja,
voy al centro de Lisboa.
No traigo nada y no encontraré nada.
Tengo el cansancio anticipado de cuanto no encontraré
y la nostalgia que siento no es del pasado ni del futuro.
Dejo escrita en este libro la imagen de mi designio muerto:
Fui como hierba, y no me arrancaron.

Fernando Pessoa, Un disfraz equivocado.


miércoles, 8 de abril de 2015

How to say something nice about someone's art when you have nothing nice to say



Ilustración de Wendy MacNaughton 




miércoles, 1 de abril de 2015

I am Morley




Entrevista a Enrique Vila-Matas



"Las citas tienen un interés especial, ya que uno es incapaz de citar algo que no sean sus propias palabras, quienquiera que las haya escrito."

Wallace Stevens


Possibilities




I prefer movies.
I prefer cats.
I prefer the oaks along the Warta.
I prefer Dickens to Dostoyevsky.
I prefer myself liking people
to myself loving mankind.
I prefer keeping a needle and thread on hand, just in case.
I prefer the color green.
I prefer not to maintain
that reason is to blame for everything.
I prefer exceptions.
I prefer to leave early.
I prefer talking to doctors about something else.
I prefer the old fine-lined illustrations.
I prefer the absurdity of writing poems
to the absurdity of not writing poems.
I prefer, where love’s concerned, nonspecific anniversaries
that can be celebrated every day.
I prefer moralists
who promise me nothing.
I prefer cunning kindness to the over-trustful kind.
I prefer the earth in civvies.
I prefer conquered to conquering countries.
I prefer having some reservations.
I prefer the hell of chaos to the hell of order.
I prefer Grimms’ fairy tales to the newspapers’ front pages.
I prefer leaves without flowers to flowers without leaves.
I prefer dogs with uncropped tails.
I prefer light eyes, since mine are dark.
I prefer desk drawers.
I prefer many things that I haven’t mentioned here
to many things I’ve also left unsaid.
I prefer zeroes on the loose
to those lined up behind a cipher.
I prefer the time of insects to the time of stars.
I prefer to knock on wood.
I prefer not to ask how much longer and when.
I prefer keeping in mind even the possibility
that existence has its own reason for being.

Wislawa Szymborska


Si queréis encontrar la calle del Cerezo




"Si queréis encontrar la calle del Cerezo, lo único que tenéis que hacer es preguntar al guardia que hay en el cruce. Cuando lo hagáis, se ladeará un poco el casco, se rascará pensativamente la cabeza y, señalando con un enorme dedo, enfundado en un guante blanco, os dirá:
-La primera a la derecha, luego la segunda a la izquierda, después otra vez a la derecha, y ahí está. Buenos días.
Y podéis estar seguros de que si seguís al pie de la letra sus instrucciones, ahí estaréis: en plena calle del Cerezo, con su hilera de casas a un lado, el parque al otro y, en medio, los cerezos que bailan mecidos por la brisa.
Si andáis buscando el número diecisiete -y lo más probable es que así sea, pues todo este libro trata precisamente de esa casa-, bien pronto la encontraréis. En primer lugar, porque es la casa más pequeña de toda la calle. Y, además, porque es la única que está un tanto destartalada y a la que no le vendría nada mal una buena mano de pintura. Ocurre que el señor Banks, su dueño, le dijo un día a la señora Banks que podría tener una casa bonita,limpia y cómoda o cuatro hijos. Pero no las dos cosas, porque no se lo podían permitir.
Y la señora Banks, tras pensárselo un poco, llegó a la conclusión de que prefería tener a Jane, que era la mayor, a Michael, que era el siguiente, y a John y a Barbara, que eran gemelos y fueron los últimos en llegar. Así quedaron las cosas, y, por eso, los Banks se mudaron al número diecisiete, junto con la señora Brill, para que se ocupara de hacerles las comidas; Ellen, para que pusiera la mesa, y Robertson Ay, para que cortara el césped, limpiara los cuchillos, sacara brillo a los zapatos y, como solía decier el señor Banks, "malgastara su tiempo y su dinero"."

P.L. Travers, Mary Poppins.


Get Lucky played by 10 Famous Guitar Players



I want to be evil




"I wanna be evil, I wanna be mad
But more that that I wanna be bad"

Hay un desconocido



Norman Rockwell “Triple autorretrato” (1960)

¡Qué extraño es verme aquí sentado,
y cerrar los ojos, y abrirlos, y mirar,
y oír como una lejana catarata que la vida se derrumba,
y cerrar los ojos, y abrirlos, y mirar!

¡Qué extraño es verme aquí sentado!
¡Qué extraño verme como una planta que respira,
y sentir en el pecho un pájaro encerrado,
y un denso empuje que se abre paso difícilmente por mis venas!

¡Qué extraño es verme aquí sentado,
y agarrarme una mano con la otra,
y tocarme, y sonreír, y decir en voz alta
mi propio nombre tan falto de sentido!

¡Oh, qué extraño, qué horriblemente extraño!
La sorpresa hace mudo mi espanto.
Hay un desconocido que me habita
y habla como si no fuera yo mismo.

Gabriel Celaya


Como si nunca lo hubieran dividido



¡Qué permeables son las fronteras de los estados humanos!
¡Cuántas nubes las sobrevuelan impunes,
cuánta arena del desierto trasiega de un país a otro,
cuánta piedra montañosa rueda hacia dominios ajenos
con brincos desafiantes!
¿Es necesario enumerar aquí cada pájaro que vuela
o se posa sobre una barrera
abandonada?
Aun siendo un gorrión, ya tiene cola
forastera,
pero el pico sí es de aquí. Y ¡cómo se mueve, no para!
De los innumerables insectos sólo mencionaré a la hormiga
que, entre el zapato izquierdo y el derecho del aduanero,
a la pregunta ¿de dónde y a dónde? no se molesta en dar
respuesta
¡Oh, ver con una sola mirada y con detalle ese desbarajuste
en todos los continentes!
Pues ¿acaso el ligustro de la otra orilla
no matutea por el río su cienmilésima hoja?
¿Quién sino la jibia, la de los brazos audazmente largos,
viola las sacrosantas aguas terrritoriales?
¿Se puede hablar de un orden tolerable
si ni siquiera las estrellas se dejan desacoplar
para que quede claro cuál brilla para quién?
¡Y para colmo, el punible derrame de nieblas!
¡Y el polen que se esparce a lo largo de la estepa,
como si nunca lo hubieran dividido en dos!
¡Y el retumbar de voces en las serviciales ondas del aire:
chillonas llamadas y borboteos llenos de significado!
Sólo lo humano sabe cómo ser de verdad ajeno.
Lo demás son bosques mixtos, obra de los topos y del viento.

Wislawa Szymborska


Se parece más a querer morirse




"Hay algo insoportablemente triste en los Cruceros de Lujo masivos. Como la mayoría de las cosas insoportablemente tristes, resulta increíblemente elusivo y complejo en sus causas y simple en sus efectos: a bordo del Nadir —sobre todo de noche, con toda la diversión organizada, la amabilidad y el ruido del jolgorio—, me sentí desesperar. La palabra se ha banalizado ahora por el exceso de uso, desesperar, pero es una palabra seria, y la estoy usando en serio. Para mí denota una adición simple: un extraño deseo de muerte combinado con una sensación apabullante de mi propia pequeñez y futilidad que se presenta como miedo a la muerte. Tal vez se parezca a lo que la gente llama terror o angustia. Pero no acaba de ser como esas cosas. Se parece más a querer morirse a fin de evitar la sensación insoportable de darse cuenta de que uno es pequeño, débil, egoísta y de que, sin ninguna duda posible, se va a morir. Es querer tirarse por la borda."

David Foster WallaceAlgo supuestamente divertido que nunca volveré a hacer.


Tres imperios: el trigo, el arroz y el maíz



"El mundo ha estado dividido durante mucho tiempo en tres imperios principales de dimensiones aproximadamente iguales y basados en los tres principales alimentos básicos: el trigo, el arroz y el maíz. Pero aún separó más a las personas la salsa o las especias que añadían:  aceite de oliva en el Mediterráneo, soja en China, ají en México, mantequilla en el norte de Europa y una multiplicidad de aromas en la India. Los rusos se amotinaron en la década de 1840, cuando el gobierno intentó convencerlos  de que cultivaran patatas; al estar acostumbrados a vivir sobre todo de pan de centeno, sospecharon una conjura para esclavizarlos e imponerles una nueva religión; pero, al cabo de cincuenta años se enamoraron de la patata. La explicación es que le añadieron el mismo ingrediente amargo -kislotu- que siempre había condimentado sus platos y al que, en definitiva, eran adictos. Todo pueblo añade a su comida su propio sabor y sólo acepta cambios si puede ocultárselos, cubriendo cualquier novedad con ese aroma. Sólo si se acepta esta premisa se puede ser optimista respecto al cambio, tanto en política como en economía o cultura. 
Los americanos han utilizado el azúcar como el ingrediente de sabor que hace aceptable cualquier novedad. El azúcar, que no huele y tiene el poder mágico de hacer casi todo superficialmente saboreable, ha aunado de hecho el gusto mundial más que cualquier otra cosa. Aunque en otras épocas fue una medicina rara y divina -la  miel recibía el calificativo de aliento del cielo y saliva de las estrellas-, la producción de azúcar ha aumentado cincuenta veces en los últimos cien años: es la expresión  culinaria de la democracia. Sólo cuando el chocolate latinoamericano, condimentado anteriormente con ají, se maridó con el azúcar (tal como lo hizo en 1828 Conrad van Houten de Amsterdam) cautivó los paladares del mundo entero. En 1825, Brillant-Savarin, autor de La fisiología del gusto, prefijo que el azúcar estaba destinado a ser el "condimento universal". Por aquellas fechas, Goethe pagaba 2,70 marcos de oro el kilo; el azúcar era el elixir del placer, reservado a los ricos, que gastaban más en azúcar que en pan. Ahora, la profecía se ha cumplido; casi todos los alimentos empaquetados contienen azúcar."

Theodore Zeldin, Historia íntima de la humanidad.


Mientras mi sombrero de fiesta resbalaba por mi cabeza







Our blessed homeland and their barbarous wastes





"Hitler escribió: "El arte de todos los líderes nacionales auténticamente grandes consiste ante todo, entre otras cosas, en no dispersar la atención del pueblo sino  concentrarla en un único enemigo". No hay razón para que esta forma de pensar deba durar para siempre."

Theodore Zeldin, Historia íntima de la humanidad.


Seré tan breve como Dalí





"Seré tan breve que ya he terminado"

Salvador Dalí



Para que nadie pueda ya confundirse



Llegará un día
en el cual no habrá que empujar los vidrios para que caigan,
ni martillar los clavos para que sostengan,
ni pisar las piedras para que se callen, 
ni beber el rostro de las mujeres para que sonrían.
Empezará la gran unión.
Hasta Dios aprenderá a hablar
y el aire y la luz
entrarán en su cueva de miedosas eternidades.
Entonces ya no habrá diferencia entre tus ojos y tu vientre,
ni entre mis palabras y mi voz.
Las piedras serán como tus senos
y yo haré mis versos con las manos,
para que nadie pueda ya confundirse.

Roberto Juarroz


Avalanche




Well I stepped into an avalanche,
It covered up my soul;
When I am not this hunchback that you see,
I sleep beneath the golden hill.
You who wish to conquer pain,
You must learn, learn to serve me well.

You strike my side by accident
As you go down for your gold.
The cripple here that you clothe and feed
Is neither starved nor cold;
He does not ask for your company,
Not at the centre, the centre of the world.

When I am on a pedestal,
You did not raise me there.
Your laws do not compel me
To kneel grotesque and bare.
I myself am the pedestal
For this ugly hump at which you stare.

You who wish to conquer pain,
You must learn what makes me kind;
The crumbs of love that you offer me,
They're the crumbs I've left behind.
Your pain is no credential here,
It's just the shadow, shadow of my wound.

I have begun to long for you,
I who have no greed
I have begun to ask for you,
I who have no need.
You say you've gone away from me,
But I can feel you when you breathe.

Do not dress in those rags for me,
I know you are not poor
You don't love me quite so fiercely now
When you know that you are not sure,
It is your turn, beloved,
It is your flesh that I wear.

Leonard Cohen


lunes, 2 de febrero de 2015

It's always February 2nd



'Breathes there the man'
                     
 I
Breathes there the man, with soul so dead, 
Who never to himself hath said, 
    This is my own, my native land! 
Whose heart hath ne'er within him burn'd, 
As home his footsteps he hath turn'd, 
    From wandering on a foreign strand! 
If such there breathe, go, mark him well; 
For him no Minstrel raptures swell; 
High though his titles, proud his name, 
Boundless his wealth as wish can claim; 
Despite those titles, power, and pelf, 
The wretch, concentred all in self, 
Living, shall forfeit fair renown, 
And, doubly dying, shall go down 
To the vile dust, from whence he sprung, 
Unwept, unhonour'd, and unsung. 


Sir Walter Scott (Complete poem)